domingo, 9 de diciembre de 2012

Sin leer ni escribir hasta los seis años". Artículo de J.A. Aunión

Much@s sentimos que los niños y niñas de 3 a 6 años están sufriendo en estos tiempos una enorme presión en las colegios.
Se pretende que accedan a contenidos que no son propios de su edad,  en detrimento de aquéllos otros que, pasados estos años, nadie se ocupará de trabajar en la escuela y que perderán irremediablemente.
Se les está hurtando su cultura , la del juego, la exploración, la creatividad, la que tiene enorme capacidad para desarrollar los cien lenguajes de los  que nos habla Malaguzzi. 
A cambio de esto se pretende que accedan, sin tener en cuenta la evolución y las características personales y sociales de partida, a una lectoescritura temprana, al cálculo, al inglés y a las nuevas tecnologías de la información, en un proceso acelerado que prima el aprendizaje desde la pasividad, desde las fichas de libros de texto, desde deberes interminables en casa y desde una fragmentación horaria en asignaturas que está destruyendo su modo natural de aprender. Y lo hace en ambientes masificados, con espacios no adaptados y con escasos apoyos que se alejan de la calidez que una calidad educativa infantil reclama en estas edades.
Este artículo, de nuevo de J.A. Aunión, pone sobre la mesa la situación y podría ser una oportunidad para reabrir un debate que cada vez preocupa más a profesionales y familias, arrastrados todos en una vorágine que puede engullirlo todo.

 -"Creo que he perdido la primavera", grita Sara, de cinco años.-

Con esta frase, que resume el problema como una metáfora, empieza este artículo que puedes leer completo pinchando aquí