miércoles, 20 de abril de 2016

DIÁLOGO POR LA EDUCACIÓN: LA PRÓXIMA LEY EDUCATIVA SERÁ CON LA COMUNIDAD EDUCATIVA O NO SERÁ

Juventud sin futuro, miembro de la Educación Que nos Une, ha publicado este artículo que suscribimos en El Diario.es
---------------
Frente al mayor ciclo de movilización en defensa de la educación pública nos encontramos que durante todos estos años la educación ha estado secuestrada por los diferentes partidos siendo utilizada como arma arrojadiza a cada paso de legislatura. En esa pelea constante sólo existía un argumento: “tu ley, mi ley”. En ningún caso se ha abierto un debate tranquilo y sincero sobre qué modelo de educación queremos construir como proyecto de país. 
Este debate se vuelve abrir y continúa más vigente que nunca bajo el mantra de un Pacto de Estado por la Educación. De hecho, podemos observar como en las últimas elecciones del pasado 20 de diciembre todos los partidos llevaban en sus programas la necesidad de alcanzar dicho Pacto.
Hoy, a propuesta del Partido Popular, se debate en el Congreso de los Diputados una propuesta no de ley para alcanzar un Pacto Nacional por la Educación. Sí, a propuesta del Partido Popular. El partido que aprobó la LOMCE hace poco más de dos años en solitario por rodillo parlamentario y con el compromiso de las demás fuerzas políticas para derogarla en el momento en que se perdiera la mayoría parlamentaria.
Nos encontramos como el actual ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, ha manifestado su voluntad de alcanzar dicho Pacto modificando la LOMCE. Eso sí, sin cambiar algunos de sus aspectos claves y más conflictivos como son las revalidas. Se dibuja así un terreno de juego tramposo de partida. Además, de esa afirmación se deduce un tímido “teníais razón” y que por supuesto nunca se llegará a pronunciar en un gesto de humildad y reconocimiento. Reconocimiento a aquellas personas que han hecho más que cualquier ley a la hora de poner en valor y dignificando la escuela pública a través de las diferentes mareas por la Educación Pública.
Pero el principal problema que nos encontramos no es ese. Sino que los partidos a los que se interpela con esa afirmación acepten ese marco inicial. Tampoco podemos consentir creer que el logro ahora se sitúa en que los diferentes partidos por fin tengan intención, al menos, de ponerse de acuerdo.
Durante todos estos años la educación ha estado secuestrada por los diferentes partidos siendo utilizada como arma arrojadiza a cada paso de legislatura
Bajo esa voluntad de acuerdo no podemos consentir aceptar un Pacto de Estado cocinado en los despachos. El principal reto se sitúa en dar la voz a la comunidad educativa y a la ciudadanía en su conjunto. La educación es algo demasiado importante como para dejarlo, al menos exclusivamente, en manos de los políticos.
Por este motivo, desde La Educación que nos une impulsamos una campaña que abra un Diálogo por la Educación evitando así un Pacto desde arriba que cierre la posibilidad real de cambio y transformación que nuestro sistema educativo necesita. Debemos dar la palabra a los verdaderos profesionales de la educación que realizan día a día su trabajo cotidiano en nuestras aulas, escuchar a las familias y a los verdaderos protagonistas de la educación. Un Diálogo por la Educación que abra un debate pedagógico sobre las principales dificultades y restos a los que nos enfrentamos.
Un Diálogo por la Educación que dé lugar a una nueva ley Educación democrática, estable y comprometida. Democrática en sus principios y en su elaboración, que cuente con la participación de la comunidad educativa y la ciudadanía. Estable porque ha de sentar las bases de un sistema educativo centrado en las necesidades de las personas y no de los partidos, que mire a toda una generación como proyecto de futuro. Comprometida con un mundo más justo que responda a un modelo económico, político y social basado en el cuidado y el bien común.
Frente al Pacto de Estado que nos quieren imponer exigimos un Diálogo por la Educación que dé como resultado un acuerdo social y político. La única forma de que una ley de educación tenga vocación real de permanencia es que la comunidad educativa la sienta como propia. La próxima ley de educación será con la comunidad educativa o no será.