lunes, 25 de marzo de 2013

Los Movimientos de Renovación Pedagógica de Madrid contra la prueba de cinco años


Los Movimientos de Renovación Pedagógica de Madrid queremos manifestar nuestro rechazo más decidido a la propuesta de prueba al finalizar la Educación Infantil
Consideramos que esta prueba tiene un profundo significado que es necesario desvelar:
-          La administración que nos gobierna quiere controlar toda la educación del ser humano, desde que nace hasta la tumba. Se trata de dirigir la educación infantil por criterios que preparen para hacer eficaces los aprendizajes instrumentales que se piden para el mercado desde el nacimiento.
-          Después de años en los que progresivamente se ha ido desmontando la Educación Infantil como una etapa educativa y el modelo que desarrollaba,   ahora se quiere culminar ese desaguisado.
-          La etapa de Educación Infantil queda destruida como tal etapa educativa y se la quiere configurar como una etapa que por la vía de los hechos se convierta en preparatoria de la Primaria despojándola de su carácter especifico centrado en el desarrollo armónico de los niños y niñas. Así nada se les escapa de su propuesta academicista, instructivista y tecnocrática.
-          Muchísimos profesionales tienen claro el modelo educativo de esta etapa, contrastado y validado científicamente, lo que ahora se pretende imponer  es otro a través,  de una prueba que solo va a tener en cuenta “aprendizajes instrumentales" que no responden a las características de los niños ni a su nivel de desarrollo, que está muy lejos de ser uniforme en estad edad.
-          Se quiere imponer un currículo que no tiene nada que ver con todo lo que nos dice la psicología evolutiva y las características de la infancia en esas edades. No se tienen en cuenta los elementos básicos de la educación en esta etapa: el juego, la imaginación, la creatividad, el desarrollo motriz, la dimensión relacional y emocional, los aprendizaje y desarrollos previos a la adquisición de los mecanismos lectores y del cálculo…
-          Es una prueba que muestra, como las demás, la obsesión por los resultados. Esta vez en una etapa no obligatoria y en la que la diversidad de procesos madurativos es mucho más evidente que en otras etapas y la influencia de los condicionamientos socioculturales son mayores.
-          Es una prueba que somete a presión a la etapa de Infantil (profesorado y alumnado) en torno a unos objetivos irracionales y no educativos que hacen perder la identidad de la etapa.
-           Se ignora  a los profesionales de la etapa y a las familias. Por tanto defender la dignidad, el buen hacer de los profesionales, y propiciar la participación de las familias en la escuela ha de ser un objetivo irrenunciable.
-          Por todo ello entendemos que no hay ninguna justificación, ni sentido pedagógico, que justifique está prueba que es además, de dudosa legalidad al tratarse de una etapa NO obligatoria.
Lo anteriormente expuesto nos lleva a posicionarnos decididamente contra esta y otras posibles pruebas o estudios externos que no conducen a mejorar la calidad de la Educación Infantil. Entendemos que la administración educativa debe velar para que esta etapa respete los derechos y características de los niños pequeños potenciando el desarrollo pleno de su personalidad basado en un modelo pedagógico al servicio de la vida y no del mercado.