jueves, 26 de febrero de 2015

¿Por qué no castigar en el aula? (Laura Estremera)

Traemos este artículo a nuestro blog por el interés que tiene la temática y la postura que su autora adopta en torno al tema. Aquí te dejamos unos párrafos. Para ver el artículo completo pinchad aquí
-----------------------------
Ya en los años 50, se demostró que las ideas conductistas tenían muchas limitaciones, pero en cambio las seguimos utilizando en nuestras aulas, viéndolas en la televisión, enseñándose como técnicas de modificación de conducta en las carreras de magisterio y aplicándolas con nuestros hijos…
El conductismo, es aquel que en resumidas cuentas nos enseña a imponer un castigo o quitar un privilegio cuando el niño hace algo mal (castigar en el rincón de pensar, dejar sin su juguete favorito, acostarse sin cenar, dar un cachete… existen múltiples variedades) o dar algo bueno, un premio, cuando el niño hace algo bien, (Comprar un juguete, una pegatina, un dulce…)
¿Y cuál es el problema exactamente?
Pues respecto al castigo, que está demostrado que cuando se aplica No sirve para coger “odio” a la conducta que lo ha originado, que es lo que se pretende, sino que a lo que se le coge aversión es a la persona que lo aplica… Es decir, que si castigamos a un niño porque muerde, no va a coger manía a la acción de morder, sino a la persona que lo ha castigado… entonces ¿para qué sirve el castigo? Yo no quiero que mis alumnos ni mis hijos me odien, quiero ser una figura de referencia para ellos y que se comporten “bien” sabiendo qué se debe y qué no se debe hacer.
...
--------------------------------

1 comentario:

lula creations dijo...

gracias! me alegra que te guste el artículo.